Conservas de Pescado


¿Qué son las conservas de pescado?

La conserva de pescado es un procedimiento que consiste en envasar un producto en un recipiente hermético, normalmente una lata o un tarro de cristal, y someterlo posteriormente a tratamiento térmico. De esta manera se logra un producto estéril, de larga vida útil que no necesita refrigeración, salvo la semiconserva. Este método de conservación nos permite consumir productos que no se encuentran en temporada. En el caso concreto de la conserva de pescado puede tratarse de pescados enteros, troceados o filetes que se envasan junto con distintos líquidos de cobertura como aceites vegetales y vinagres, solos o mezclados con otras sustancias aromáticas, aderezos, condimentos y especias.

 

¿Qué es la semiconserva?

Al igual que con la conserva se envasa en un recipiente hermético, pero en este caso sin realizar esterilización, por lo que deberemos mantenerlos refrigerados. Es el caso de la anchoa.

 

Conservas de pescado en aceite.

Podemos encontrar distintos tipos de conservas en aceite, como pueden ser anchoas, bonitos, atunes, sardinas... Además de la variedad del producto principal, también tenemos diferentes aceites de cobertura. Aceite de oliva, aceite de girasol y deferentes aceites vegetales.

 

Conservas de pescado en escabeche.

Las conservas de pescado en escabeche se elaboran con un liquido de cobertura en el que sus principales ingredientes son aceite, vinagre y sal. A algunos escabeches se les añaden especias para darles un toque más personal. Las principales conservas de pescado en escabeche son el mejillón, bonito, el chicharro y las sardinas.
Descubre nuestros excepcionales mejillones de las rías gallegas.

 

Conservas de pescado en salsa de tomate.

Las conservas en salsa de tomate se elaboran usando dicha salsa de tomate como liquido de cobertura. En este caso la principal serían las sardinas en salsa de tomate.

 

Conservas de pescado al natural.

En el caso de las conservas al natural el líquido de cobertura está compuesto solamente por agua y sal. Se utiliza este liquido de cobertura para la mayoría de los mariscos, como pueden ser almejas y berberechos. También se está utilizando este método de conservación para elaborar atún al natural ya que se reducen las calorías respecto a aceite de oliva o escabeche.

 

Conservas de pescado sin sal.

Realmente se trata de productos bajos en sal o sin sal añadida. Resulta interesante en el caso de las anchoas que realmente es un producto con una cantidad alta de sal y podemos evitar una gran parte de esta. Anchoa baja en sal Consorcio.